12 abril 2021 0 Comentarios

El pasado 6 de Abril se celebró en todo el mundo el "carbonara day", un plato ya de fama mundial que pero como ningún otro genera tantos conflictos y controversias. La cosa quizás más interesantes es que tiene tan solo 5 ingredientes: pasta, guanciale, pecorino, huevos y pimienta negra. A partir de aquí empiezan infinitas variaciones, tal vez 50 como el libro de Grey... ¿Pancetta o guanciale? ¿Pecorino o Parmiggiano? ¿O los dos? ¿Solo yema o también clara de huevo? ¿Spaghetti, mezze maniche o rigatoni? Una cosa pero pone de acuerdo todo el mundo (por lo menos en Italia...): ¡nada de nata, nada de cebolla! ¡No existe la "carbonara de mar"! ¡No existe la carbonara de atún! Si usáis estos ingredientes, ¡no la llaméis carbonara por favor!
Lamentablemente a medida que se internacionalizó este plato se han visto crecer diferentes versiones hasta el punto que en algunos Países están convencidos que la original lleva nata! ¡Por Dios no! Pero vivimos tiempos controvertidos donde todo el mundo quiere expresar su opinión. El "carbonara day" está promovido por los fabricantes de pasta de Unione Italiana Food (UIF) e International Pasta Organization (IPO) y hoy en día se alcanza una audiencia de mil millones de personas.
¿Pero como nación la Carbonara? Hay que remontar a la segunda guerra mundial y parece ser el fruto de la unión entre pasta y de algunos ingredientes que solían comer los soldados estadounidenses, básicamente yema de huevo en polvo y tocino, la llamada Ración K. Para complementarlos con algo más contundentes, los soldados los mezclaron con espaguetis y la cosa le salió genial.

Y ahora ha llegado el momento de aprender como hacer esa cremita tan sabrosa a base de huevos y queso. Os explicaremos paso a paso como se hace.
Primero de todo metemos a hervir abundante agua salada en una olla grande. Normalmente se meten tantas cucharaditas de sal cuantas personas pero como que el guanciale ya está salado y el pecorino tien un sabor muy fuerte, mejor tener cuidado, pero algo de sal va puesto que sino la pasta se queda insípida.
En una sartén echamos el guanciale cortado en cubitos o en tiras, sin aceite porque ya hay bastante grasa. Cuando esté dorado, apagar el fuego y dejar enfriar.


En un bol metemos las yemas de huevos (1-1,5 por persona) y mezclamos con pecorino (30gr por persona). Si queréis, como mucho, 1 clara de huevo pero ya veréis que no hace falta porque para crear ese efecto crema, tan solo hace falta echar un poco de ese aceite que quedará en la sartén del guanciale y un poco de agua de cocción de la pasta (esa espumita blanca que se forma en cima).

Un consejo, cuando la pasta estará lista (mejor un minuto antes del tiempo indicado), escurrirla guardando un poco de agua de cocción par usarla en caso fuese necesario darle un toque más cremoso. Metemos la pasta escurrida en la sartén del guanciale y mezclamos. Después echamos la crema de huevos y mezclamos todo. Si veis que se está quedando demasiado seca, entonces añadir un poco de esa agua de cocción que hemos guardado. Por último, una vez en el plato, echamos en cima la pimienta negra (¡seáis generosos, es un ingredientes fundamental!) y un poco más de pecorino.
!Buen provecho!